tus Imagenes favoritas

tus Imagenes favoritas
ID

viernes, 26 de marzo de 2010

A derrotar el desanimo

CAPITULO CINCO

Venciendo El Desánimo

Introducción:

Todos los Cristianos deberían unirse con David y decir, "En lugares de
delicados pastos me hará descansar" (Salmos 23:2). ¡Que descripción de
contentamiento!
I. ¿Qué Es El Contentamiento?
(1) Observado negativamente. (a) El contentamiento es insensibilidad.
Los Estoicos se esforzaron por eliminar todo sentimiento y toda emoción hasta
que pudieran decir, "no me importa" si un plato se rompe, o si algo le sucede a la
mascota, o si fueran corporalmente heridos, o finalmente, si tuvieran que mirar la
proximidad en la tierra para sufrir y morir. Esto no es contentamiento. Algo tal
destruye toda posibilidad de interés por algo o alguien (Gálatas 6:2; Romanos
12:15), y aún elimina el amor. (b) El contentamiento no es autosatisfacción
(Apocalipsis 3:14-22). (c) El contentamiento no es indiferencia apática (1ª Juan
3:17).
(2)
Observada positivamente. Estar contento significa descansar
satisfecho, estar de beneplácito; estar bien satisfecho; no estar enfadado o
deprimido.
II. "Qué Dice El Señor"
(1) "Y contentos con vuestro salario" (Lucas 3:14). Tal fue la
enseñanza de Juan a los soldados. Tal contentamiento debería prevenirlos de
intimidar a otros (haciendo violencia) y de practicar el chantaje (acusando
falsamente) a causa de la poca escala de su salario.
(2) “No lo digo porque tenga escasez pues he aprendido a
contentarme, cualquiera que sea mi situación" (Filipenses 4:11). Pablo escribió
esto mientras estaba en prisión. ¡Sin embargo, estaba contento! ¿Cómo podía
estarlo? Bueno, había aprendido que el contentamiento y la felicidad no deben
depender de las circunstancias externas, sino de las cualidades interiores del
corazón, y sobre una correcta relación con el Señor.
(3) “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;
porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
Así que teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto" (1ª Timoteo
6:6-8). Alguien dijo: "El hombre más pobre en el mundo es el hombre que más
tiene de lo que necesita pero siente que eso no es suficiente."
(4) "Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que
tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré" (Hebreos 13:5).
Este texto no está enseñando que no deberíamos tratar de mejorar nuestro status
de vida (no se puede comprar un mejor auto, por ejemplo); sino, tanto mas cuanto
que deberíamos evitar un énfasis mal colocado en las cosas materiales. Esto no
prohibe todo esfuerzo lícito por mejorar nuestra propia condición y la de otros. Una
prohibición tal sería completamente inconsistente con la que esta plenamente
ensenada en muchos otros pasajes de la Escritura. Véase por ejemplo Romanos
12:11; Efesios 4:28; 2ª Tesalonicenses 3:11) Pero la intención del apóstol es
simplemente esta, que lo mencionado debería ser nuestra esperanza y confianza
en Dios, que deberíamos estar contentos con nuestra condición; sabiendo que si
somos fieles a Dios todas las cosas trabajan en conjunto para nuestro bien. Ser
diligente en los negocios; hacer todo lo que usted pueda lícita y firmemente para
mejorar su propia condición y para promover la felicidad de otros y luego con
calma y resignación dejar todos los resultados a Dios. (Milligan).
III. Los Enemigos Del Contentamiento
(1) La avaricia. En Hebreos 13:5 la codicia es colocada contra el
contentamiento como el contraste del contentamiento, ciertamente, como el
enemigo del contentamiento. Ahora, desde que la codicia es el deseo excesivo de
aquello que es lícito, podemos fácilmente ver como este es un enemigo para el
contentamiento. "El secreto del contentamiento es saber como disfrutar lo que
usted tiene y ser capaz de perder todo deseo por las cosas que están más allá de
su alcance."
(2) La incredulidad. La instrucción del Señor de que estemos contentos
está basada en su promesa de que El no nos olvidará, que no nos dejará, que nos
ayudará y que no necesitamos tener temor como la mayoría lo hace (Hebreos
13:5-6). También, promete sustentamos con todas las necesidades físicas de la
vida (Mateo 6:24-34; Salmos 37:25). Ahora, ¿realmente creemos estas promesas?
Si es así, cómo podríamos de otra manera no estar tan contentos. ¿Estamos
colocando el énfasis en las cosas incorrectas? Nunca se olvide, Dios tiene cuidado
de lo suyo.
(3) La envidia. La envidia es "mortificación o descontento ante la
excelencia o buena fortuna de otro" (Webster, Cruden). Saúl estaba contento con
la alabanza que estaba recibiendo hasta que vio que David estaba recibiendo más
(1ª Samuel 18:8-9). Los filisteos estaban contentos con su parte hasta que vieron
las posesiones de Isaac (Génesis 26:14). El lujo mayor estuvo contento con las
cosas en casa basta que se dio cuenta de la fiesta dada por el retorno de su
hermano (Lucas 15:25-32). Amán estuvo contento hasta que vio a Mardoqueo
sentado a la puerta del rey (Ester 5:9-14). La envidia es un mal insidioso que debe
ser erradicado de nuestros corazones (Gálatas 5:19-21; 1ª Pedro 2:1; Romanos
13:13).
(4) El pesimismo. Dos cubetas colgaban en el pozo de una casa. Una de
mala gana se quejó, "No importa cuan lleno suba, siempre bajo vacío." La otra
optimistamente respondió, "Si, y sin hacer caso de cuan vacío bajo, siempre subo
llena."
(5) La autocompasión. El hermano del hijo pródigo era el descontento
personificado y era culpable de autocompasión (Lucas 15:29). La compasión es
buena, pero nunca debería estar consumiéndolo a uno.
(6) Quejándose. La persona descontenta rara vez esta deseando guardar
su descontento para sí mismo.
(7) La actitud de "No puedo estar satisfecho." Para ser honestos,
algunas personas tendrían que leer Filipenses 4:11.
IV. ¿Cómo Podría Cultivar El Contentamiento?
(1) ¡Trabaje por ello! El contentamiento debe ser cultivado. Pablo tuvo
que "aprender" el contentamiento (Filipenses 4:11). Cerrar las puertas a los
enemigos del contentamiento y desarrollar las cosas que lo cultivan.
(2) Cuente sus bendiciones (1ª Tesalonicenses 5:18; Efesios 5:20).
Contemos nuestras bendiciones, no nuestros contratiempos. Contemos nuestros
privilegios y no nuestras privaciones. Perdamos la cuenta, contando nuestras
bendiciones antes que perder nuestras bendiciones contando nuestros problemas.
Concéntrese en lo que usted tiene (comida, vestido, techo, familia, salud, libertad,
trabajo), antes que en aquellas cosas que usted no tiene.
Quisiera tener un telescopio para escudriñar el cielo estrellado;
Pero a pesar de que no tengo telescopio, estoy agradecido por tener dos
ojos.
Quisiera tener una cocina integral de esas en las que se presionan
botones;
Pero en vista de que esa cocina es aun un sueño,
Estoy agradecido por tener dos manos.
Quisiera tener un super auto para darles a mis amigos un buen trato;
Pero hasta que ese auto nuevo venga, estoy agradecido por tener dos
pies.
Dos ojos para mirar a Dios arriba
Dos manos para abrazar en oración
Dos pies para llevarme a la iglesia;
Porque, ¡YO SOY UN MILLONARIO!
(3) Transfiera su atención y afecto a asuntos más altos y santos
(Colosenses 3:1 en adelante; Mateo 6:33) Cristo estaba contento; y su alimento
era hacer la voluntad de Aquel que lo envió (Juan 4:34). Usted nunca encontrará
una persona descontenta que piense de otra manera antes que primariamente en
las cosas materiales. Para vencer el descontento, debe cambiar su pensamiento
de lo terrenal a lo celestial, de lo temporal a lo eterno. Es del todo correcto
construir castillos en el aire - allí arriba - en el cielo.
(4) Manténgase ocupado. Una mente ociosa es el taller del diablo. Sea
como Jesús y ocúpese usted mismo en hacer el bien (Hechos 10:38). Entonces,
usted no tendrá tiempo para encontrar, ampliar o fabricar magulladuras,
privaciones y "no tengo" que generan y alimentan el descontento.
(5) Piense cuan malo podría ser esto. Tan Tune, misionero en Hong
Kong dio esta descripción: "Por encima de 500.000 personas viven en
agachadísimas chozas en Hong Kong. Mas de 150.000 viven en espacios del
lecho del río. En el día son rentados para trabajadores nocturnos y en la noche
para trabajadores diurnos. Mas de 60.000 viven en los techos de los tejados y
cerca de 50.000 en tiendas, garajes, corredores y escaleras. Cerca de 70.000
viven en balcones y desvanes; 12.000 en sótanos, 10.000 en establos y cuevas; y
cerca de 30.000 personas en botes y buques. Hay tantos como 3000 viviendo en
4000 metros cuadrados de tierra. Mas de 20.000 personas en Hong Kong no
tienen hogar de ninguna clase. Duermen en la calle. Cada noche vagan esperando
hasta las 9 de la noche cuando las tiendas cierran para poder colocar sus camas
fuera de las puertas. "Ahora, ¿qué va a hacer (o no hacer) sobre estar
descontento?
(6) Aprenda que la felicidad no esta amarrada a las cosas (Eclesiastés
5:10; Lucas 12:15). Pero, aparentemente nuestra sociedad, centrada y orientada a
lo materialista, tampoco cree esto o aún no lo ha descubierto.
(7) Cultive un profundo sentido de apreciación por las cosas simples
de la vida y necesarias, evitando sobre enfatizar en las lujurias de la vida.
"Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto" (1ª Timoteo
6:8), es como Pablo lo coloca. David lo colocó en esta forma, "Mejor es lo poco del
justo, que las riquezas de muchos pecadores" (Salmos 37:16). Y Salomón lo dijo
de esta manera: "Mejores lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro
donde hay turbación" (Proverbios 15:16).
V. Debemos Estar Contentos Con Lo Que "Tenemos", pero, No
Con Lo Que "Somos".
"Estar contento con la suerte de otro es una cosa para ser destacada;
estar contento con uno mismo es una cosa para ser espantada" (Pulpit
Commentary).
(1) Debemos estar contentos con lo que tenemos (Hebreos 13:5).
(2) No debemos estar contentos con lo que somos espiritualmente.
Esta fue la insensatez de los de Laodicea (Apocalipsis 3:14-22). Nosotros "vamos
adelante a la perfección" (Hebreos 6:1). Debemos "extendernos a lo que está
adelante," prosiguiendo "a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en
Cristo Jesús" (Filipenses. 3:13-14) La auto satisfacción es la causa y raíz de la
detención individual y congregacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada